La saga ‘Metal Gear’ (1ª parte)

Caray, sí que hacía ya tiempo que no publicaba nada… Bueno, para compensar, voy a pasarlo bien escribiendo sobre mi saga favorita: Metal Gear.

Allá desde sus primeros inicios en MSX dos años después de mi nacimiento, donde, pese a la “cutrez” de las máquinas en esos tiempos y sus gráficos (comparados con los actuales, claro está, que servidor gozaba con lo cutres de los gráficos de Super Mario Bros, el cual se pasó a la edad de 3 años -ahora me cuesta más, increíble-), ya destacaba su nivel de detalle y esmero, Metal Gear, y más tarde Metal Gear 2: Solid Snake marcaron un antes y un después en la historia, y no sólo del videojuego.

metal gear msx2 box europe

Carátula original del primer "Metal Gear" en su versión Europea. Nótese la tremenda
influencia y tributo al actor Michael Biehn en su papel
de Kyle Reese en "The Terminator".

Jamás se ha visto en esta nueva forma de ocio y arte una historia y unos personajes de tal nivel y carisma que los prefieras a los de muchas obras de teatro y cine ya consumadas. Solid Snake, el joven mercenario con bandana y misantropía, el coronel, Big Boss, Gray Fox… ¿Quién no conoce estos nombres a día de hoy? Nadie, o mejor dicho, nadie que no tenga algo de cultura y curiosidad por los fenómenos artísticos de su tiempo.

Y no sólo innovó en el campo de guión y cinematografía, incluyendo incluso secuencias. Metal Gear supuso un paso más allá de los clásicos “shooters” y “beat ‘em up” que por la época ya había. En este juego no se tenía por misión machacar el botón para que Snake disparase a todo lo que se mueve de forma caótica e incontrolada. Aquí lo que se trataba era de infiltrarse, de cumplir una misión, y de hacerlo de forma creíble (para la época era todo un guantazo, tras haber jugado a tanto shooter, era un soplo de aire fresco).

Ya aparecían elementos que perduraron en la saga, como esconderse en camiones, el comenzar sin armas la misión, las exclamaciones de los soldados enemigos, a la par que sus siestas durante rondas, y las clásicas conversaciones por códec (la radio de Snake y compañía), utilizadas como recurso para dotar al juego de un mejor guión y una mayor inmersión para el jugador.

metal-gear-msx-codec

Snake habla con el mítico Coronel Roy Campbell a través del "códec" en
"Metal Gear 2: Solid Snake".

No me detendré a comentar absolutamente cada juego que se haya publicado de la saga, más bien, deseo hacer, como tributo, un recorrido histórico y de las emociones que despierta su historia en cada gran entrega de este juego.

Sus dos primeras partes tuvieron varias versiones, y diferían tanto las de MSX de las demás versiones que se les considera juegos aparte por muchos fans (entre ellos, yo mismo). No obstante, la historia, el canon, se extrae de los juegos de MSX, en los cuales tuvo participación directa su creador, Hideo Kojima.

Si eres de esos bobalicones, o por cualquier razón no has jugado a ninguna entrega de la saga, e incluso le tienes prejuicios, o sueltas perlas de gran inteligencia como que sólo son “películas y que no se juega”, este es tu artículo, te enseñaré a mantener la boca cerrada para que no hables de temas que escapan a tu inteligencia y comprensión.

Metal Gear, 1987

Ya en el primer Metal Gear se envía al, por aquél entonces, joven Solid Snake en la que fue llamada la operación Intrude N313, en una historia paralela a la real, en el año 1995. La ciudad fortaleza de Outer Heaven era su objetivo, tenía que llegar allí y detener la puesta en funcionamiento de un nuevo tipo de arma nuclear bípeda, el Metal Gear, pilar y “enemigo” que siempre aparecerá de algún modo en cada entrega de la saga. Snake, siendo un joven novato de los marines estadounidenses que había luchado en la Guerra del Golfo reasignado a la nueva unidad FOXHOUND, encargada de operaciones de infiltración. Su jefe, Big Boss, le envía para detener tal amenaza, ya que, tras mandar antes a otro compañero y el más curtido, Gray Fox, y no volver este (tan sólo se recibió una transmisión de su radio en la cual decía: “…Metal Gear”); Snake era la mejor opción.

Snake se unió a la resistencia local, la cual le informó de lo que era en realidad el Metal Gear, y que los líderes de la ciudad pretendían utilizarla para imponerse mediante las armas, sobre las demás potencias mundiales.

El joven soldado consigue rescatar tanto a Gray Fox de su celda, como obtener información del tanque mediante el doctor Petrovich, quien fue su responsable. Se enfrenta a varios enemigos, entre ellos un misterioso mercenario, el líder de la fortaleza, quien, asombrosamente, se tornó en ser el mismísimo padre de Solid Snake: Big Boss.

metalgearMSX

Impresionantes gráficos para la época

Snake logra tanto detener a ese monstruoso tanque bípedo, como a su progenitor, a quien se da por muerto tras una explosión de la que consigue escapar nuestro protagonista a duras penas.

Metal Gear 2: Solid Snake, 1990

En la segunda parte,  como su subtítulo indica, vuelve Solid Snake; sacado de su retiro de Alaska y de sus huskies (esto se convertirá en algo también icónico durante la saga),  esta vez tras la amenaza de Zanzíbar Land, un estado ficticio que pretende obtener el poder allá por 1999.  Deberá rescatar al doctor Marv, responsable de una interesante nueva forma de energía. En esta ocasión, su comandante en jefe sería el coronel Roy Campbell, veterano de guerra y antiguo amigo de Big Boss en su juventud; quien ahora guiaría a Snake, estableciéndose entre ellos una relación profesional y amistosa que seguiría a lo largo de sus vidas.

Metal gear 2

Carátula de la segunda entrega de Metal Gear, donde podemos ver a uno
de los bípedos causando destrozos.

Esta vez, Snake cuenta con la ayuda de miembros de la CIA, de periodistas, del propio coronel, y de viejos perros de guerra aparte de él y Campbell; personajes como el “Master” McDonnell Miller, que le brindarán consejo y apoyo a Snake por codec durante su misión. Snake se reencuentra además con su viejo conocido de la anterior gran misión, el doctor Petrovich Madnar, quien asegura, ha vuelto a ser capturado por terroristas para diseñar y supervisar una nueva versión del metal gear: con la idea de los líderes de ese estado de ser producidos en masa. Petrovich cuenta a Snake que su padre aún sigue vivo, y es la cabeza pensante además de este nuevo estado.

Snake se enfrenta una vez más a Metal Gear, y a las dudas y los acontecimientos tan intensos que poco a poco irían destrozándole por dentro con el paso de los años. El piloto de uno de los nuevos metal gear no sería ni más ni menos que su viejo amigo Gray Fox, contra quien acabó luchando, mano a mano, de hombre a hombre, y a quien lamentaría toda su vida haber matado. Más adelante llega ante el doctor Petrovich, quien está con el doctor Marv ya muerto, a quien no logró ayudar. Snake ha fallado su misión en este punto, pero no piensa irse sin detener metal gear y a Big Boss de una vez por todas. Sin embargo, no acabaría de ir cuando se le avisa por radio mediante una de sus contactos, Holly, que el doctor Petrovich en realidad estaba con los terroristas, y supervisaba voluntariamente el proyecto; aparte de conseguir consejos sobre dónde encontrar la fórmula del doctor Marv, el OILIX. Éste, oliéndose el cambio en Snake, decidió atacarle, cayendo en el primer intento frente a nuestro héroe.

Tras vencerle, y también luchar a muerte contra su viejo amigo Frank (Gray Fox); Snake acaba desarmado frente a Big Boss, a quien derrota sorprendiéndolo con su inteligencia. Logra improvisar un arma y lo incinera mediante la combinación de un aerosol con un encendedor. Saliendo una vez más triunfante contra su progenitor, y, habiendo, por lo menos, rescatado la fórmula del doctor Marv, Snake se retira a Alaska a descansar de tanta muerte y dedicarse a sus Huskies y a fumar su marca favorita de cigarros.

Metal Gear Solid, 1999

Tras una laguna de varios años sin una entrega nueva en la saga, y saltándose una generación de consolas, Kojima volvió a la carga en 1999, presentando la tercera parte, la titulada, Metal Gear Solid, considerado, a día de hoy, uno de los mejores (para mí el mejor, en singular) videojuegos de la historia.

metal_gear_solid

Para muchos, el mejor videojuego de la historia, aunque para mí también lo es (sin embargo, no pienso que haya un “mejor videojuego de la historia”, sino varios, entre ellos, por supuesto, este, dándose la mano con Final Fantasy VII, The Legend of Zelda – Ocarina of Time, etc). Metal Gear Solid sin duda, es digno y merecedor de ese elogio, eso por descontado. Inolvidable, de principio a final.

Este videojuego supuso algo nuevo, pero seguía en su esencia, era un Metal Gear sin lugar a dudas, pero era mejor en todos los aspectos, y a día de hoy se sigue pudiendo disfrutar de él como quien visiona la mejor película de acción de la historia, pese al salto gráfico a las consolas actuales y lo desfasados de sus gráficos actualmente (desfasados, pero no malos, hay que tener en cuenta la época).

Incorporaba gráficos en 3D muy bien resueltos y avanzados a su tiempo, grandes entornos, magníficos encuadres, bonitas y diferentes localizaciones (pese a ser todo en la isla Shadow Moses, en mitad de la nieve, ofrecía entornos interiores y exteriores variados, muy lejos de la sosez que vemos en muchos de los videojuegos hoy en día), míticas, inolvidables; así como sus efectos de sonido (nadie olvida jamás el sonido de una “!” de Metal Gear una vez la ha oído,  te pone alerta, vaya

… O el sonido de sus menús, pasos, todo…); su magistral banda sonora, y una interpretación (que no doblaje a secas) que roza la perfección. Destacó este aspecto tanto en la versión japonesa, donde los actores han continuado desde ahí hasta las últimas entregas; como la americana, con el magno doblaje de David Hayter, todo un icono de la saga, y cuyo tono áspero y ronco jamás olvidas, lo asocias a Snake inmediatamente.

Ver esta introducción en aquél año marcó, era como ver una maldita película, sin embargo, Metal Gear Solid es mucho más que eso.

Aquí la introducción en castellano, puede contemplarse el gran doblaje de este juego, todo con actores de doblaje españoles famosos y que sabían hacer su trabajo (algo que se está perdiendo actualmente). El trabajo de Ricky Coello (uno de mis actores de doblaje preferidos, habiendo puesto su voz a infinidad de personajes en animes, o en bastantes largometrajes de artes marciales -al mismo Jackie Chan lo ha doblado bastantes veces-, conocido por ser la voz de Batou en varias entregas de Ghost in the Shell ; es aquí Liquid Snake ), Ana María Camps (Meryl), Enrique Hernández (Hal Emmerich, “Otacon”), José Javier Serrano (Frank Jaeger), Vicente Gil (Coronel Roy Campbell), Ana Orra (Sniper Wolf), Alfonso Vallés (Solid Snake)…  y todos los demás actores  ha recibido más crédito del que ellos mismos esperaban por haber puesto voz a estos personajes, pero su trabajo fue genial, y eso los fans saben valorarlo.  A eso añadamos que este, no era un juego cualquiera, que marcó, y que aún hoy sigue (y seguirá) siendo jugado. Siendo incluso elogiada la voz y el tono de Vallés para el personaje (por encima de Hayter incluso, para mi gusto y de muchos fans, incluidos no españoles) por el mismísimo Hideo Kojima. Su voz logró darle a Snake algo más aparte del clásico tono ronco que conocemos en la interpretación de Hayter. Lo hacía encandilarnos al personaje, un tono austero, y a la vez suave, meloso, el de un asesino silencioso.

Tras haber pasado el juego, nadie olvida jamás la mítica escena donde Snake dice “Pero… ¡qué coño!”

El bueno de Alfonso, buen actor, claro, (seguramente le habéis oído doblando a personajes como el del sargento Rigg de la saga Saw, el mercenario Toombs de la saga de Riddick, o a Daniel Craig en varios papeles, excepto en el de James Bond, por ejemplo; o por los anuncios de cierto yogur que ayuda a nuestras defensas, donde es el narrador habitual; últimamente, le recuerdo el muy buen doblaje del personaje Coach, en el videojuego Left4Dead 2, de Valve, por si os va matar zombies como a mí, y os sonaba la voz de Coach en castellano) pero un tío corriente y sencillo, seguramente se partiría de la risa recordando cómo los fans de la saga incluso le han llamado para felicitarle por su trabajo. La verdad, hubiera sido genial que volviera a tener doblaje cada entrega de la saga, y que tanto él como el resto del reparto pudieran volver, pero… bueno, alguien decidió que la tercera lengua más hablada del planeta no merece tener traducciones y/o doblajes (para alguien que tiene un nivel de inglés tan alto como el mío, dirán que eso no importa, pero sí importa, hiere bastante el orgullo esa falta de respeto por parte de las distribuidoras). Pero dudo que el propio Hideo sea el culpable de estas decisiones, cuando, de hecho, como dijo públicamente, le gustó mucho el doblaje castellano.

Por desgracia, en nuestro país este tipo de actores (actores de doblaje, pero actores, a secas, no actores de doblaje, no son una categoría inferior) cada día son más olvidados, y es una pena. El trabajo de gente como esta recibe el valor que se merece en países como Japón, donde son hasta idolatrados. Sin llegar a esto, creo que el doblaje es algo muy importante, ya que, sin faltar a la versión original de una película o juego (siempre la puedes ver en versión original y punto); es algo que se está perdiendo, debido a muchas causas, entre ellas, ese afán por los gafapastas y supuestos entendidos del cine de que ver algo doblado es para gente sin inteligencia. Pues bien… yo mismo veo muchas películas en versión original… y qué decir… que el trabajo de nuestros actores de doblaje (hablando de los buenos, claro) supera en muchos casos al del original… haciéndome comprender en muchos casos por qué las críticas en tal o cuál país a su interpretación y pudiendo entender por qué a nosotros nos parece tan buena. Hablando claro, me quedo con la voz de Ricardo Solans antes que con la de DeNiro original; y lo mismo podemos decir de la voz de Willis, que si de por sí es buena, la de Ramón Langa es que es de óscar, y por favor… mira que Earl Jones es un maestro, pero Constantino Romero ES Darth Vader… es algo que debería ser mandamiento para todo fan de Star Wars.

No significa esto que no me guste el doblaje en inglés, pues es de imbéciles pensar tal cosa. Y más en esta saga, donde roza la perfección (si nos fijamos, el doblaje en inglés no es el de la versión original de Metal Gear, pero sí el más conocido, y para mí mejor que el original japonés -que ya de por sí, me parece muy bueno- ). Es una obra maestra aparte. Grandes todos los actores, los cuales volvieron para futuras entregas (por desgracia no el de Ocelot (porque murió, básicamente…), pero el nuevo actor estuvo a su altura, sobre todo en la cuarta entrega). David Hayter (Solid Snake, y Naked Snake más adelante), Paul Eiding (Roy Campbell), Christopher Randolph (Otacon, otra voz inolvidable), y mi actriz de doblaje favorita, Jennifer Hale, la incombustible Jennifer, cuya voz podremos recordar de otras joyazas del videojuego como la saga Mass Effect (siendo para mí Mass Effect de los juegos donde he escuchado mejor doblaje en muchos años, gracias también a joyazas como Martin Sheen en el equipo) y aún más mítica, la saga KoTOR (Bastila Shan, que ganó en carisma por su voz), conforman un elenco de actores que pega a las mil maravillas, y que volverán para las siguientes entregas, añadiendo a otros muy buenos como Vanessa Marshall (La voz de Olga y la doctora Strangelove, otra voz que me parece magnífica) Josh Keaton (Ocelot de joven), Phil LaMarr (Vamp, otro vozarrón), Richard Doyle (Big Boss y the Fury) o Quinton Flynn (Raiden).

El doblaje japonés también es bueno, aunque, obviamente, me quedo con el castellano y el inglés. Pero tras las anécdotas y datos sobre esto, es mejor dejar el tema del doblaje y volver al juego. Sobre el doblaje, ya hablaré lo que haya que hablar en otro artículo.

Retornando al juego en sí, puede verse lo cuidado de los encuadres, las animaciones, el tratamiento del color, la música, todo en este juego rezuma buen trabajo y gusto por lo que se está haciendo. Todo en Metal Gear Solid son guiños internos a la saga (de esta entrega a las futuras sobre todo) y a elementos que no son del juego; también entrañable ese sentido del humor con los soldados enemigos, con personajes cómicos como la familia de guardias carceleros, los Sasaki (el mítico carcelero Johnny, con su “J” bordada en su pasamontañas, y sus problemas intestinales). Hay personajes complejos, tramas enormes que engloban esta y demás entregas, uso de armas variadas entre sí (pistolas, subfusiles, granadas, lanzamisiles); así como el uso o aparición de diferentes vehículos, entre ellos el tanque bípedo Metal Gear (REX su versión en ese juego).

En esta entrega, ambientada en el año 2005, Snake es sacado de su retiro por el también retirado coronel, a quien obligan a volver a ejercer, utilizándole para convencer al legendario soldado (esto se puede ver en los geniales briefings o introducciones a la misión, -donde te dan detalles adicionales de la historia y con un buen guión también, como todo el juego- todos doblados en cada versión al idioma correspondiente).

La historia es algo siempre importante en la saga, siendo ficticia, pero mezclando ficción (incluso ciencia-ficción) y realidad de forma “real”, natural, creíble, hasta el punto de que el jugador se pregunta cuántos de los hechos están basados en reales e históricos, cuántos personajes comparten tal caso y cuántas de las armas e inventos del juego habrán sido ya hechos realidad o no.

En el primer título con el sufijo Solid se nos da una gran historia (para los fans sigue siendo el mejor, junto al 4º juego):

En la isla de Shadow Moses, en el archipiélago Fox, de Alaska, Estados Unidos, el antiguo grupo FOXHOUND, ahora mercenarios renegados que ejecutan acciones terroristas; es donde se desarrolla la acción en esta entrega.

SFG_FOXHOUND

El antiguo grupo donde Snake y el coronel trabajaron juntos, ahora se ha rebelado, demandando las células del mítico soldado, Big Boss; en caso de no cumplirse sus exigencias, llevarán a cabo un ataque nuclear, utilizando para ello un Metal Gear. No había otra opción más propia que Snake, y, tras mandar a Meryl Silverburgh antes que él a reconocer el lugar y ser capturada, se pide al coronel Campbell que contacte y ayude a convencer a Snake para que les ayude, ya que es la sobrina del coronel la que fue antes, Meryl. Snake se ve doblemente presionado, en principio porque se presentan los hombres de la unidad de reclutamiento armados en su casa, para “invitarle” a unirse; aunque realmente… el sólo oír “Metal Gear” le fuerza a ir. A la vez, el coronel es un hombre a quien respeta, y el hecho de que su sobrina sea la que se encuentre prisionera le empujan aún más.

Snake capta desde el primer momento que el coronel está siendo utilizado, y se maldice a sí mismo por su mala suerte. Nada le encaja, sobre todo la forma como Campbell le da la información, la cantidad de información que le da y cómo le corta tajantemente cuando pregunta ciertas cosas. Conoce a la doctora Naomí Hunter, gracias a la cual, vemos la enorme gracia que tiene Snake con las mujeres, siendo como un servidor, pasando de ellas, pero lanzándoles largas por sentido del humor. Naomí jugará un papel importante a partir de esta entrega en la vida de Snake y los demás compañeros del héroe.

El primer juego de Metal Gear en 3D nos deparará momentos memorables desde el primer minuto, con secuencias cinemáticas creadas con el motor del propio juego, emulando a las grandes películas de acción. Es así durante todo el juego, siendo los Metal Gear a partir de este ya experiencias más a nivel de cine interactivo que un simple machacabotones, o un sinfín de disparar a todo lo que se mueva, emulando un buen tiro al plato (y cuidado, que un servidor también gusta de desenterrar viejas glorias así como el Doom y los Duke Nukem).

La mecánica de este Metal Gear no dista de la de los dos anteriores en una base (evoluciona horrores), el héroe se infiltra en una “fortaleza” enemiga, el jugador deberá cumplir unos objetivos, tendrá cierto equipo que le ayude, armas, objetos, y habrá un buen guión de fondo que orquesta toda la obra. Además añadimos el uso de secuencias cinemáticas en 3D realizadas con el mismo motor gráfico del juego en tiempo real (lo cual le da más mérito que “colar” impresionantes pero postizos CGs que hacen que se descoloque visualmente el usuario).

Es el momento de hablar sobre los personajes, comenzando por los villanos de la saga, los más carismáticos e inolvidables que he tenido el placer de encontrarme en un videojuego. El grupo FOXHOUND lo componen esta serie de personajes, muchos de ellos, claves para la saga. Haré un listado de personajes para cada juego, para que vaya comprendiéndose su peso para la saga y la trama del juego. Con estos personajes, Kojima y su equipo juegan de nuevo esa baza de mezclar lo real y creíble con lo fantástico, haciendo de Metal Gear una experiencia de esas en las que dices “no es real, pero qué más da”.

Tienen un Metal Gear, el llamado REX (muestra el gusto de Kojima por los “monstruos”, los “mechas”, los dinosaurios, y así lo muestra su nombre y su diseño, recordando precisamente a una especie de dinosaurio de metal con capacidad de destruir todo a su paso), y están dispuestos a utilizar sus capacidades para hacer ceder al gobierno bajo sus exigencias.

Vulcan Raven

Roy Campbell: “Vulcan Raven… Gigante y brujo”; personaje de poca aparición en la saga, salvo por guiños a partir del primer juego. Snake se enfrentará a él dos veces en Metal Gear Solid.

Porta una ametralladora Vulcan (de helicóptero nada menos), de ahí su nombre en clave, y Raven por su conexión con tales pájaros (el cuervo de su frente ya lo indica, y tendrá mención especial en el primer juego).

Este enigmático personaje, descrito como brujo, es una especie de chamán, teniendo conexión con los antiguos indígenas norteamericanos; habla con su entorno, en concreto con los cuervos, puede predecir (aunque fallará) que se volverá a enfrentar a Snake justo después de destrozarle nuestro héroe (osea, nosotros manejándolo) su bonito tanque; predijo que él vencería a Snake, aunque fue justo al contrario, dándole el protagonista una ración de guantadas que acabarían con él. Finalmente deja su cadáver a los cuervos, quienes lo hacen desaparecer.

En Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty, podemos ver a Raven en forma de figura de acción con sonido, aparece tras una esquina, y Snake ve su sombra y dice: “Raven…?”, entonces pasas y ves que es de juguete (un buen guiño al personaje). Si le disparas con algún arma, el muñeco empezará a moverse, gritar y a dispararte pequeñas balas con su arma en miniatura.

Decoy Octopus

A Decoy, simplemente, no le “vemos” tal cual en el videojuego, ya que, de hecho, Kojima tenía planteado un sistema de combate y unas escenas para él, que, técnicamente, no pudieron realizarse para este primer juego en 3D. Así que su papel fue el de hacerse pasar por el jefe DARPA, Donald Anderson, para sacarle información a Solid Snake, para beneficio de su grupo. Muere de un ataque al corazón provocado por FOXDIE, como muchos otros de los personajes de la saga. Las ideas que no se pudieron aprovechar, serán utilizadas en combates posteriores de la saga.

Psicomantis (Psycho Mantis)

Creo, y junto a muchos fans, que este es uno de los más carismáticos villanos de la saga, y uno de los mejores y más bizarros combates, y épico final para el personaje de toda ella. Tal como indica su nombre, este personaje es un poderoso psíquico, ya desde niño entrenado para utilizar sus poderes para herir a los demás, ya sea interrogándolos o destrozándoles la mente, provocándoles ataques al corazón, etcétera. De hecho, será el responsable de más de un incidente en Shadow Moses en esta entrega, y Snake se encontrará rastros de su influencia durante todo el juego.

Psico Mantis es responsable de varias muertes durante el juego, entre ellas de  su compañero Decoy Octopus, quien se estaba haciendo pasar por otro personaje, el jefe DARPA (Donald Anderson).

El combate contra él es inolvidable, ya que Kojima establece guiños para con el jugador. Psico Mantis habla, pero habla al jugador que maneja a Snake, no sólo al personaje controlable  (algo que se notará más adelante en toda la saga), primero dice que puede leer tu mente (viendo los juegos de tu memory card de la Playstation podía decirte cosas sobre los otros juegos que jugases o las veces que guardabas en Metal Gear Solid).

A Psycho Mantis habrá más guiños a lo largo de la saga, pero como paso de spoilear a nadie aún más de lo que ya spoileo con este artículo, simplemente, a quien gustó el uno, el resto de la saga no iba a decepcionarle con respecto a los guiñazos a este magno boss final.

La muerte de Psycho Mantis (versión de Gamecube, con el doblaje de Playstation)

Sniper Wolf

Sniper Wolf

Descrita por el coronel Campbell como “bella y letal francotiradora”, su combate es otro de esos que ofrecen al jugador momentos míticos en la historia del videojuego. Como la cazadora que es, acecha a Snake en varias ocasiones durante la misión, y le provoca de diversas maneras. Se “enamora” de sus víctimas, como su compañero Ocelot dirá de ella. Le apasiona Snake, y el final previsto para él es morir con una de sus balas.

No obstante, es Meryl quien la provoca para recibir un balazo, haciendo que Snake sea capturado por la francotiradora y sus soldados. Wolf chantajeará a Snake, quien, más tarde, finalmente la derrotará en un duelo de tiradores. Todo esto ocurre para desgracia de Otacon, quien se había enamorado de la terrorista durante su estancia en la isla, habiendo incluso alimentado a “sus” lobos.

Snake le da el tiro de gracia, para evitar que sufra más, y lo hace con todo el respeto, habiéndose ganado esta mujer su admiración debido a sus dotes combativas y su modo de ver la batalla.

Aquí la escena original de su muerte (obviamente, contiene spoilers)

Y aqui, la escena rehecha por un fan, utilizando las escenas del remake de GameCube (Twin Snakes); con los diálogos originales (nótese el tremendo salto gráfico con respecto al original).

Kojima, una vez más, enseñó cómo hacer escenas emotivas en un videojuego; y no serían las únicas que nos regalaría a lo largo de los más de veinte años de historia de Metal Gear.

Revolver Ocelot

Revolver Ocelot

Conocido como el mejor villano de la historia del videojuego (y para mí, a secas, el mejor villano de la historia). Uno de los personajes más recurrentes de la saga, aparecerá, o será mencionado, o simplemente tendrá influencia, actuará en la sombra; en todas las entregas desde este Metal Gear Solid. Ocelot es de esos villanos que hacen correr ríos de tinta, porque es de los que más da que hablar en toda la saga (aunque ni aparezca en algunas entregas).

Basado físicamente tanto en Buffalo Bill como en el mítico actor de cine, famoso sobre todo por sus películas del género del western, Lee van Cleef; su arma favorita es el revólver Colt Single Action Army, el arma más emblemática de los pistoleros del lejano oeste norteamericano, precisamente. Su carisma es indiscutible, dados ya estos orígenes del personaje; y, si además, añadimos que se trata de un infame torturador de orígen ruso (en realidad es francés, pues nació en Normandía, como más adelante se descubre); tenemos a un personaje redondo.

Desde el principio, el combate contra él ha quedado marcado en la memoria del jugador, presentándose ante Snake como un afanado tirador, le reta a un duelo de pistoleros, contando Ocelot con la habilidad de hacer botar las balas en las paredes, siendo capaz de calcular estos rebotes, y disparando de modo que acierten en su enemigo. El reto además, está en no dañar al presidente de Armstech, Kenneth Baker, a quien Ocelot ha conectado a una pila de explosivos C4, con la intención de que si Snake toca uno de los cables, todos los de la habitación vuelen en pedazos.

Snake llega hasta el presidente Kenneth Baker y se enfrenta a Ocelot. Una de las escenas más conocidas de la saga (con el mítico “Pero… ¡qué coño!” por parte de Alfonso Vallés como Snake)

Más adelante en la saga, se conocerán muchos más detalles sobre este personaje, y se dan más datos que hacen que veamos no a un simple jefe de un combate; sino como a un espía, un agente triple incluso, y alguien que manipula todo desde las sombras por motivos que ni nos imaginábamos cuando jugamos a este primer Metal Gear Solid.

Perderá la mano en un enfrentamiento contra Snake, a causa del cyborg ninja, quien de repente irrumpe en la sala y se ocupa de tal cosa. Más tarde, cuando Wolf y sus hombres capturan a Snake, él será el encargado de torturarle, ofreciéndonos esta escena otro de esos momentos míticos de la saga, con referencias al jugador. Ocelot dice que para sobrevivir, hemos de pulsar rápidamente un botón, y que detectará si utilizamos el “turbo”. Snake logra escaparse de la sala de tortura, quedando así Ocelot vencido en dos ocasiones por él, aunque de forma indirecta.

Sniper Wolf atrapa a Snake y Liquid y Ocelot hablan con él.

Liquid Snake

Liquid Snake

Liquid Snake, es el hermano gemelo de Solid. De hecho, el mismo protagonista, dado su parecido con él, decide cortarse el pelo para evitar que se le confunda con el líder terrorista. Siendo el jefe de la unidad FOXHOUND, Liquid controlará a los anteriores personajes, con quienes tiene un objetivo común: las células de Big Boss.  Obviamente, la base sobre la que han tomado el control, no ha sido tomada sólo por ellos, sino por un grupo de soldados reclutado por ellos, llamado los “Hijos de Big Boss”, los “Soldados genoma”.

De orígen británico, y dominando varios idiomas, entre ellos el castellano, Liquid destacó por su servicio como “agente durmiente”, y por haber luchado en la guerra del golfo, y haber intervenido en diferentes conflictos a lo largo del globo, donde ganó la capacidad de mando que más tarde aprovecharía para llevar la voz cantante en su propia unidad en FOXHOUND, en donde más tarde serviría como líder. Siendo Solid el “favorito” de Big Boss, según Liquid (cuando en realidad sabemos que Big Boss, como más tarde supimos, no deseaba para nada ser usado para tener hijos de esta forma, clones…); Liquid le tiene un odio irracional a su hermano gemelo, y tratará de aplastarle para probarse el mejor de los tres (pues quiere superar incluso a su padre).

El ya difunto Big Boss, el antiguo enemigo de Snake, a la vez que su padre, obviamente, lo es también de Liquid, y este último requiere su ADN para corregir un defecto genético que comparte con los soldados genoma, un grupo militar creado mediante el tratamiento genético para mejorar las capacidades militares de los soldados elegidos, teniendo como resultado sujetos mejorados, capaces de adaptarse a la misión de forma superior.

Para esto, Liquid ha tomado control de la base de la isla Shadow Moses, en el archipiélago Fox, en Alaska; con la intención de chantajear al gobierno estadounidense mediante el lanzamiento de una cabeza nuclear, gracias a las capacidades que para ello tiene el Metal Gear Rex, un tanque bípedo prototipo que se encuentra en las instalaciones.

De nuevo Snake se enfrentará a un arma con la capacidad de lanzar misiles nucleares, con lo que la amenaza, estaba asegurada.

Liquid es otro personaje, que, apareciendo tan solo en esta entrega de la saga, es de los más conocidos y de los que dará que hablar a lo largo de todas las entregas; tanto él, como su legado, sus acciones y sus ideas. Snake se enfrenta a él finalmente, cuando descubre que Liquid se había puesto en contacto con él haciéndose pasar por el Master Miller, a quien Liquid se parece físicamente, dato que aprovechó. Snake le derrota cuando toma control del Metal Gear Rex, más tarde, cuando logra detenerlo con la ayuda de Gray Fox, se enfrenta a Liquid en un combate a manos desnudas, y cuando Snake logra escapar de la base, Liquid le persigue aún vivo, conduciendo un Jeep y disparando a Snake, en lo que se convierte en uno de esos combates épicos que la saga nos ha ofrecido durante años.

Al final, el mismo virus FOXDIE acaba con Liquid, cuando al fin logra llegar hasta Snake, lo que pone final a esta entrega.

Tras  la épica persecución en coche, una de las escenas en un videojuego que para mí pocos han llegado a rozar en calidad en siguientes generaciones incluso, Liquid ve su final a manos de Snake, de forma indirecta, y también de forma indirecta, de algún modo “volverá”, como ya sabremos más adelante.

Solid Snake

Solid Snake

El protagonista del juego, de las dos anteriores entregas para MSX (y NES, con sus diferencias). Repetirá más adelante, para jolgorio de los fans, y tendrá un final su saga, digno y épico, y es quedarse corto. Lo único que se conoce sobre sus datos personales es que su nombre real es David, que estuvo con las fuerzas especiales y los boinas verdes, que luchó en la Guerra del Golfo siendo apenas un niño, y que es un experto en la infiltración y bueno con las armas de fuego de corto alcance, tal como se vio en las entregas anteriores.

De carácter duro, solitario, misántropo (pero preocupado por la sociedad). Habiendo salvado al mundo en dos ocasiones, es de nuevo “amablemente reclutado” (las tropas irrumpieron en su casa, mientras descansaba de entrenar a sus huskies) por el gobierno; habiendo traído al coronel Campbell, su viejo amigo y superior para darle las instrucciones a Snake.

Su carácter ha sido el resultado de haber nacido para matar, de no tener el lujo ni que nadie le haya amado nunca, y de vivir para luchar por otros, ser una herramienta del gobierno, de los estados. Esto influye en Snake, como se ve a lo largo de la saga, siendo uno de esos héroes redondos, nada del patético niño rubio guaperas y afeminado que lo tiene todo. Snake es un hombre que no tiene nada, salvo ser el mejor en su trabajo, algo logrado por méritos propios, pese a  su herencia genética.

Un tipo con un humor agrio, socarrón a veces, de humor machista pero que respeta a las mujeres en la realidad (como pudo verse con Sniper Wolf o Meryl, pese a las bromas que le dedica en ocasiones).

No obstante, a pesar de su aparente carácter solitario y agrio, Snake es así precisamente porque se trata de un hombre inteligente y sensible, que se lamenta por lo que ha hecho en el pasado, y por lo que ha visto en el campo de batalla. Tiene aún conceptos del honor y la amistad, que demostrará con Gray Fox al encontrarle de nuevo; y que mostrará para con Otacon, de quien, tras rescatarle, se hace un gran amigo, forjándose entre ellos una lealtad que durará hasta muchos años adelante.

También tiene en alta estima al coronel Roy Campbell, personaje que también influencia en la historia de la saga, y a quien Snake respeta, y tiene por amigo, a tal modo que Snake se queda y acepta la misión por él, y porque Meryl (sobrina del coronel) está implicada en la misión, ya que fue enviada a Shadow Moses antes que Snake y la capturaron; es decir, se ha usado al coronel de forma que él esté obligado a estar en la misión, arrastrando así a Solid con él. Como Snake le dice como muestra de respeto: “No recibiré órdenes de nadie más, sólo de usted, coronel”.

Siendo conocido como un héroe, Snake da un buen repaso tanto a los fans como a los personajes del juego, demostrándoles que él no es un héroe, porque en la guerra no hay héroes, sólo asesinos, y víctimas. Simplemente es un hombre que hacía bien su trabajo, y no es algo ese trabajo por lo que esté orgulloso, tan sólo por las vidas que ha salvado, aún siendo a costa de otras; algo que no le reconforta tanto como a los soldados con menos inteligencia pueda.

Snake ha sufrido decepciones y engaños a lo largo de toda su vida, decepciones como las que luego veremos en otros personajes, algo que le relaciona con ellos. Siempre ha sido una marioneta, pese a ser el mejor.

Liquid se revela ante Snake, demostrando a Snake una de las razones por las que no confía en practicamente nadie, y por qué es como es.

Coronel Roy Campbell

coronel Roy Campbell

Basado en la apariencia del mítico coronel Trautman, interpretado por Richard Crenna para la saga de películas de acción de Rambo; el coronel es otro de esos personajes carismáticos de la saga, esa voz que acompañó a Snake para darle información, apoyo y sus órdenes de la misión, siempre desde el respeto, y obviando un tanto su rango (su trato es de respeto entre ellos, pero como amigos).

Para hacer que Snake estuviera en esta misión, forzarle a aceptarla (si con un grupo de soldados que lo secuestraron no bastase); el gobierno recluta a Roy Campbell, habiendo mandado antes a su sobrina Meryl a la misión que más tarde sería para Snake, sabiendo que ella, pese a ser una buena soldado, no tenía las aptitudes de Snake aún. Así, el coronel es utilizado para utilizar a Snake del mismo modo, chantaje emocional. No obstante, y pese a que Snake se siente engañado, tras saber la verdad sobre el por qué del coronel hacer esto, le dice que le sigue considerando su amigo aún.

Habiendo luchado codo con codo con el mismísimo Big Boss en su etapa pre-terrorista, Campbell siente admiración por ese personaje y por lo que su hijo es capaz de hacer, por eso confía plenamente en las aptitudes de Solid para realizar la misión: salvar a Meryl, detener a los terroristas, salvar el mundo de un amenaza nuclear como lo es Metal Gear, que no es poco.

Meryl Silverburg

Meryl Silverburg

Meryl Silverburg, la chica dura del juego, la sobrina del coronel Campbell. Fue enviada antes que Snake a Shadow Moses, pero fue capturada. Este es uno de esos personajes femeninos que se agradecen, yendo más allá del puro machismo y el enseñar carne; Meryl nos muestra a una chica novata, pero muy capaz, fuerte, astuta y lo bastante lista como para jugar con Snake; aunque también para llegar a amarle en cierto modo.

Se alistó porque para ella FOXHOUND eran como héroes (incluso se tatuó el zorro que forma el escudo de la unidad); y Snake era su ejemplo a seguir. Más tarde, queda un poco “decepcionada” debido a que ve que Snake no es un ser perfecto como se vende a los héroes, sino algo mejor; un hombre que reconoce sus errores, que ha matado y se desprecia por ello, y, bajo sus chistes machistas sobre el trasero de Meryl, un buen hombre, pese a todo.

No obstante, y pese a ser una mujer que guarda bastante del carácter del coronel, debilita a Snake, pues a este no le gusta trabajar con compañía, debido a que se implica emocinalmente, y teme perderla, como casi le sucede durante el incidente de Shadow Moses (dependiendo de si el jugador resiste o no la tortura de Ocelot, Meryl u Otacon mueren al final del juego, escapando Snake de la base con el otro). Snake no puede evitar sentir algo por ella, aunque fuera lo que fuera, se pierde, como más adelante sabremos.

La decepción que sufre Meryl por parte de Snake fue un duro golpe, como sabremos años más adelante, cuando le confiesa algo a nuestro protagonista. Herida por Sniper Wolf, hasta ese momento, Meryl nos ha dado grandes momentos y conversaciones bastante filosóficas entre ella y Snake; mientras se encontraba ayudando a nuestro protagonista a llevar a cabo la misión. Fue herida por Sniper Wolf, algo que hará que Snake se lamente una vez más de no trabajar solo; y también intentará utilizarla antes de eso Psicomantis, controlándola mentalmente y haciendo que ataque a Snake.

Según el final canónico (aparecido en el cómic), una mezcla de los dos finales, tanto ella como Otacon logan escapar de Shadow Moses con vida, junto a Snake, dando pie a una conversación donde Snake les revela a ambos su nombre real.

Snake y Meryl se encuentran por primera vez

Meryl sorprende a Snake de nuevo

Final en el que Snake salva a Meryl

Hal Emmerich, “Otacon”

Hal Emmerich, Otacon

Hal es otro de esos personajes que nos acompañará a lo largo de toda la saga, tanto él, como lo que él representa. Apodado por sí mismo, “Otacon” (algo relacionado con la convención Otaku, un evento para los fans de los animes japoneses, la “Otaku Convention”).

Otacon, como quiere que le llamen, es el científico; pero no es el típico científico loco. Es un idealista. Jamás pensó que sus ideas fueran a ser utilizadas para fines bélicos, y tal error le llevará a estar triste constantemente, añorando el poder simplemente “desarrollar mechas, como en los mangas japoneses”. Snake le encuentra mientras el ninja le daba un susto de muerte, encontrándole mientras se escondía en una taquilla. Luego le cuenta que necesita su ayuda, y Otacon, pese a ser bastante miedica, logra poco a poco superar el pavor que tanto le retiene (ayudado por un dispositivo de camuflaje óptico).

Siempre sufriendo a costa de las mujeres, y lo enamoradizo que es, y siempre culpándose a sí mismo por los fatales sucesos que azotaron a sus relaciones familiares, será muy querido por el público, siendo un personaje “corriente”, no un súper científico, sino un hombre inteligentísimo, mas con sus faltas.

Se convertirá Hal en el mejor amigo de Snake, estando con él a las duras y a las maduras, ejerciendo como un consejero, y como un hermano prácticamente, ya que perdió todo cuanto amaba, y Solid directamente, jamás tuvo a nadie salvo a sí mismo y a su trabajo. Otacon es como ese amigo que teme a la guerra que recuerda a Snake por quiénes han de dejarse de hacer guerras.

Naomi Hunter

La doctora Naomi Hunter será otro de esos personajes misteriosos que poblarán la saga de la que hablamos. Nunca se conocen sus verdaderas intenciones, ni sus auténticos motivos para hacer cuanto hace. Ya en este primer Metal Gear Solid, primer juego donde aparece, este enigmático y cautivador personaje arrojará sombras a las ya de por sí enormes dudas de Snake sobre la misión, y sobre muchos más aspectos de quienes le rodean.

Ya podemos escuchar a la doctora hablando con Snake y el coronel durante los briefings (informes) de la misión, otra de esas pequeñas joyas que tiene este juego en cuanto a diseño y dirección:

Naomi inyecta en la sangre de Snake algo que dará qué hablar más adelante. Siempre juega con él, y Snake, pese a verse atraído por el magnífico físico y bella voz de la doctora, jamás se fía completamente de ella. Y hace bien.

Es este un personaje que no volverá a aparecer hasta la cuarta entrega, volviendo a dar mucho que hablar al resto del elenco, y ganando en carisma.

Cyborg Ninja (Gray Fox/Frank Jaeger)

Este misterioso androide, resulta ser en realidad el mejor amigo de Snake, contra el que se enfrentó en Metal Gear 2: Solid Snake. Un grupo de científicos, dirigido por los Patriots (The Patriots, o los Patriotas), capitaneados, como sabremos más tarde, por la doctora Clarke, fueron los encargados de utilizar lo que quedó del cuerpo de Frank, para crear una especie de súper soldado, una máquina de matar sin conciencia que sólo siguiera sus órdenes y no pudiese morir. Jaeger, o Jäger, también conocido como Frank Hunter (como explican en los juegos, Hunter es la traducción al inglés del alemán “Jäger”, “cazador”, un apodo, que sabremos, el mismo Big Boss le dio como apellido a este personaje, niño soldado al que conoció mucho antes de formar Outer Heaven, y al que tomó bajo su tutela).

Frank tendrá esta vez un final definitivo (siempre y cuando a Kojima y demás gente del equipo no se les ocurra revivirlo de nuevo o algo así), y fue cuanto menos épico, redimiéndose ayudando a su mejor amigo a combatir a Liquid y al Metal Gear REX.

La pena de esta saga, aunque mejor dicho, lo mejor, es que absolutamente todos los personajes te acaban gustando, enamorando, o cayendo bien, incluso los villanos, ya que no hay nadie plano, ni hay ningún personaje que no tenga un trasfondo que afecte al resto. En el vídeo anterior puede verse cómo Frank cuenta su pasado a Snake. Gray Fox es de esos personajes que desde el principio te caen bien, porque simplemente son “guays” a secas. Un androide ninja ágil e imbatible, que luego resulta ser mucho más.

Volverá a saberse de él en entregas posteriores, y su legado pasará a modo de easter eggs en algunos casos, a siguientes entregas de la saga. Los jugadores verán que siempre acaba habiendo un ninja en cada entrega, o algún guiño.

Mei Ling

Una graduada en el MIT, siempre quiso ser piloto, hasta que le comentaron que siendo piloto no sólo se ocuparía de evaluar daños. Con su poco interés por herir o matar a personas, decidió volcarse al campo de la tecnología. Será uno de los personajes que den apoyo a Solid durante esta entrega. Es la encargada de otorgarle información sobre el terreno, así como de asistirle sobre los datos de combate (atravesando de nuevo el “cuarto muro”, es quien se ocupa de guardar los datos de la partida en la Memory Card de la videoconsola, mediante su frecuencia de códec.

Basada en la actriz y modelo favorita del artista Yoji Shinkawa, Yumi Kikuchi (quien colaborará prestándose como modelo y también actriz de nuevo en siguientes entregas con el equipo de desarrollo del juego), hará más guiños al mundo oriental y la filosofía, ya que el personaje es amante de esta cultura. Siempre aportará a Snake frases célebres, dichos y refranes adecuados a lo que le esté pasando en ese momento, aunque más de una vez pille desprevenido a Snake con algunos de sus significados. A ella le gusta eso, y juega con Snake intentando ver si le tira los tejos y luego dándole negativas, por el mero hecho de que le gustan los hombres maduros, y que le divierte burlarse un poco de la gente.

Uno de los easter eggs del juego consiste en llamarla al códec y colgarle. Si se hace repetidas veces se “enfadará” y sacará la lengua al jugador.

Mei Ling volverá en la cuarta entrega, muy cambiada, pero demostrando que sigue siendo la chica despabilada, graciosa y pícara que mostraba ser aquí, aunque no tendrá un rol tan importante como en esta entrega.

Big Boss

Otro de esos enigmáticos personajes, cuyo legado además dará guerra durante toda la saga.   Big Boss, el soldado legendario, padre de Snake y aparecido en los juegos anteriores como algo así como un líder terrorista, dará mucho que hablar en esta entrega, ya que entre las demandas de Liquid se encuentra la petición de que le fueran entregados sus restos.

Boss ni siquiera aparece en esta entrega (ya que está muerto, o eso se cree), pero sí tendrá un papel mayor a modo de trama, y su vida y acciones anteriores a los sucesos de Outer Heaven también tendrán sus contrapartidas en la vida de Solid y sus amigos; así como que serán tratados en varias entregas de la saga, convirtiéndose más bien en un personaje trágico, y de los más queridos por el público (precisamente, junto a Solid y Ocelot, mi personaje favorito de la saga).

De hecho, Hideo dijo que había terminado la historia de Solid (y con un final muy a la altura de su infinito carisma), y que se iba a centrar en otros personajes como Raiden o Big Boss. Pues no podemos quejarnos, toda la saga son obras maestras o juegazos que no bajan del sobresaliente, incluídos la tercera entrega o Peace Walker, dedicados a Big Boss.  Kojima es de esos pocos genios que son capaces de ofrecerte una “precuela” y que todo encaje, y lo que es más, que adores aún más a personajes ya existentes o eleves a los nuevos que les acompañan a su mismo nivel (como The Boss o EVA… dos MUJERES, inolvidables).

Master Miller (McDonnell Miller/Kazuhira Miller, “Kaz”)

Mención especial, al gran personaje que es también el del “Master” McDonnell Miller, que volverá en esta entrega, aunque en esta ocasión sería Liquid quien se encargara de que le matasen y suplantase su identidad para engañar a Snake y tenerle controlado a él y a la operación para detener al propio Liquid y sus planes. Será pues, la apariencia con la que le vemos en la imagen, la de Liquid disfrazado como él (Liquid, entre otras de sus habilidades, habla varios idiomas, y es capaz de imitar muy bien las voces de otros; sin llegar al nivel de su compañero de unidad, Decoy Octopus, Liquid es bastante bueno a la hora de camuflarse y de hacerse pasar por otra persona, lo que le ayudará a engañar a su hermano Solid Snake).

Será Miller otro de esos personajes que tenían un pasado con Big Boss, y que volverán en futuras entregas. En Peace Walker tendrá un gran papel, y sí, también gana enteros en carisma, al conocerse un poco más de su pasado, motivaciones, y de la eterna lealtad hacia Big Boss. Pero estos temas los trataré más adelante.

Hay muchos más personajes en la saga, y sobre todo que empezaron a tener importancia en esta entrega, y que luego volvieron de algún modo. Aunque nombrarlos todos sería sobrecargar el artículo. Sí haré especial mención al mítico carcelero Johnny Sasaki, más conocido en entregas siguientes como “Akiba”.  Este torpe guardia, que gracias a su miedo a las agujas no fue inyectado con nanomáquinas, nos ofrecerá a lo largo de varias entregas esos guiños cómicos tan de Kojima y su equipo, un humor que puede o no gustarte, pero es único. Sus idas y venidas al baño por constantes problemas gastrointestinales, el que haya una auténtica dinastía a sus espaldas en las que todos los varones primogénitos son carceleros, y la mítica “J” en su pasamontañas acompañan al usuario para suavizarle un poco la madurez del argumento de los juegos de esta saga.

Johnny ganará enteros en carisma (creo que es algo que le ocurre a todo el plantel de personajes de Metal Gear), y en la cuarta entrega, se convertirá en ídolo de más de un fan de cierto personaje pelirrojo.

Bueno, hasta aquí esta primera parte, que tanto se ha hecho esperar por la falta de tiempo para dedicarle a internet y estas cosas, que he sufrido.

Me despido dejándoos un vídeo hecho por un fan de Youtube, con la banda sonora para los títulos de crédito del primer Metal Gear Solid. Tema memorable y emotivo, aún me dan escalofríos de recordar cuando volví a escucharlo en cierto lugar en cierta última entrega numerada de la saga, allá por 2008…:

…¡Continuará!

2 comentarios to “La saga ‘Metal Gear’ (1ª parte)”

  1. Me encanta tu post, soy un fanático de MGS y me has hecho un poquito más feliz

    • Gracias, espero poder terminar los que tengo pendientes este año (si el máster me deja :D). En unos días, el metal gear 3d en la 3ds… qué ganas!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: